lunes, 9 de febrero de 2015

La producción del Sonido

La voz es el sonido producido voluntariamente por el aparato fonatorio humano. Es el instrumento más antigu¡o y más natural con el que se puede hacer música.

Según las leyes de la Acústica, hay tres elementos indispensables para la producción del sonido: un cuerpo vibrante, un medio elástico que propague las vibraciones y una caja de resonancia que las amplifique, a fin de que puedan ser percibidas por el oído. El aparato fonatorio humano cumple con las tres condiciones señaladas: el cuerpo que vibra son las cuerdas vocales, situadas en la laringe; el medio de propagación es el aire proveniente de los pulmones y la caja de resonancia está formada por la cavidad torácica, la faringe, las cavidades oral y nasal y una serie de elementos articulatorios, que son los labios, los dientes, el alvéolo, el paladar, el velo del paladar y la lengua.

Mientras hablamos o cantamos, el aire asciende desde los pulmones, pasa a través de la tráquea y encuentra un obstáculo en la laringe; dicho obstáculo lo forman las cuerdas vocales, que se cierran en mayor o menor medida según el sonido.

Esta apertura variable entre las cuerdas se denomina glotis. La glotis utiliza el aire para producir dos de las cualidades fundamentales de la voz: La altura (o tono de la nota) y la intensidad o volumen (alto o bajo); este es el proceso de la fonación. La tercera cualidad fundamental de la voz es la resonancia (o timbre) y viene determinada, por una parte, por la acción de las cuerdas vocales y, por otra, por lo que le sucede al soplo de aire articulado después de pasar por estas y entrar en los resonadores, principalmente los de la garganta (o la faringe), boca y nariz. Así pues, la fonación de la voz es el resultado de cómo empleamos estas tres cualidades: altura, intensidad y timbre. Esto, de hecho, es la voz. Luego veremos qué efecto pueden tener los diferentes sonidos del habla sobre la voz, pero por ahora basta con considerar la voz en sí misma, sin las complicaciones que el acto de la articulación pueden introducir, de este modo estaremos mejor preparados para aprovechar al máximo el uso vocal de los sonidos del habla cuando lleguemos a emplearlos.